Mis Inicios.

Nací en el Dovio norte del Valle del cauca montañas de Colombia, mi Alma decidió encarnar en una familia que se interesó desde los orígenes, en la magia elemental, crecimos mis hermanos y yo viendo imanes, misticismo, baños y rituales por cada rincón de la casa, amigos metafísicos de nuestros padres y personas enfocadas al despertar del Alma ingresaban constantemente por el antiguo corredor de madera, adornado por plantas y chambranas color naranja, algunas de estas personas desde orientaciones de desconocimiento, y otros tantos con todo el atractivo que la apariencia de ancestros encantados o magos milenarios ofrece.

En el Dovio nos han apodado “los magos”, Pero no por trucos ¡no!, sino porque dentro del Alma que elegimos como padre vibraba la parte profunda que sentía la sensibilidad de recordar que hay algo más, por esta razón y como propósito inicie la conexión y canalización con seres de luz a la edad de 7 u 8 años, dónde las caricias amorosas del guía espiritual Dairis se acercan a mí rostro cada noche, y desde la mansa calma me ayudaban a dormir profundamente, por causas externas, a la edad de 12 años se cerró la posibilidad de canalización por una oración metafísica de cierre que en inconsciencia y en una reunión familiar se realizó, luego de años y de vivir experiencias de mucha contrariedad, se dio apertura nuevamente al canal, fue específicamente cuando vivimos en mi familia el gran dolor por la partida física del Alma que nos acompañó en el cuerpo de Gustavo, cuando Gus partió inesperadamente del mundo físico, dejo en nuestra familia un dolor desgarrador, desde ese momento empezó mi búsqueda de “Dios” de forma más constante, fui a diferentes dogmas y practique la exploración de la Divinidad desde donde me era posible, visitando diversas opciones entre la religión y la ciencia, encontrando en ellas bases, pero no la totalidad ni la finalidad, hasta qué pasado cierto tiempo y en un momento de profunda desesperación, invoque a la Fuente y le dirigí una plegaria recibiendo con amor su apoyo, y volví a entrar en la canalización que había olvidado, desde ese momento hasta el día de hoy, comparto a las almas que así deseen escuchar la mensajería de seres de luz, desde Almas solas, hasta grupos y conferencias de gran acogida.



Me forme intelectualmente como Contadora Pública con diplomado en Norma internacional de información financiera, sin embargo me aleje de la profesión Contable para dedicarme a la misión, propósito y Dharma del Alma, por esta decisión, hoy estas aquí junto a mí, abrazando nuestros entrenamientos y recordando que la luz Divina nos guía para este sagrado reencuentro.

 

A mi Padre y a hermano que desde planos sutiles apoyan nuestra evolución, los amamos INFINITAMENTE.